martes, 19 de mayo de 2009

Música, ética y tecnología casi juntos




Los dos últimos programas de La ventana del ardillo han sido muy interesantes y entretenidos, y haciendo honor a su título, se ha podido dar una mirada diferente a algunos temas que, por ser muy cotidianos, no son revisados desde otros puntos de vista.

La antropóloga Yenine Ponce (arriba) analizó el fenómeno musical de Bareto, la banda limeña salida de los exclusivos barrios limeños para tocar música chicha y saltar al ritmo de la amazonía. Ella señala que el proceso de sincretismo musical, como casi todas las manifestaciones culturales que los provincianos han llevado a Lima desde los años cincuenta, tiene en este fenómeno un punto casi culminante, pues termina generando una nueva identidad del ser peruano que se manifiesta de manera más abierta y sincera. Para llegar a este punto se ha tenido que pasar por el fenómeno de la chicha, que en la última parte del siglo pasado marcó una forma de ser peruano en un mundo aún excluyente como el limeño y de otras ciudades grandes del Perú.
Esperanza Diez (al medio) es colombiana y magister en teología, y así como puede citar la Biblia para explicar y enviar un mensaje, se adentra en el comportamiento humano cotidiano para hacernos notar que a cada instante atentamos contra los derechos del otro. Desde el chisme hasta el comentario mal intencionado, pasando por la intolerancia y la ignorancia, dice ella que podemos convertirnos en un arma que puede dañar hasta a las personas que más amamos. La ética en el comportamiento cotidiano de las personas, y más aún de autoridades, es algo que se debe reforzar, revisar y retroalimentar para seguir formando nuevas y buenas generaciones.
Antes de llas estuvo Carlos Villachica, ingeniero que ha concebido y fabricado un aparato que puede ayudar a aislar el oro extraído de los ríos sin necesidad de usar mercurio y, por supuesto, sin necesidad de seguir contaminando el ambiente. El sistema ha sido probado con éxito y está siendo promocionado entre los mineros de las cuencas de los ríos de Madre de Dios, donde esta actividad extractiva ya ha provocado daños irremediables al ecosistema y está dañando la salud de las personas. Interesante iniciativa que, ojalá, sea bien utilizada.
Temas como éstos, que pareciera son independientes entre sí, alcanzan puntos en común cuando se trata de entender cuáles son nuestros intereses como sociedad, como grupo, como nación, en una época de cambios violentos.


1 comentario: